26 octubre, 2016

"Que no nos mate la rutina".

Hace muchos días que vengo pensando por qué le tenemos miedo a la rutina, por qué muchas veces la usamos como una palabra que asusta “Que no nos coma la rutina”, ni que la rutina tuviera hambre.

Pensé que cada día me despierto con alguien que amo al lado y antes de irse a trabajar me da un beso al que cada mañana llamamos “el beso con olor a cara”, después escucho la puerta y ahí ya sé que me toca a mí porque si no voy a llegar tarde. Me levanto, me baño, salvo que me haya bañado a la noche, en un arranque poco ágil me lavo los dientes, a veces me golpeo las encías mientras tanto porque siempre fui medio bruta, me cambio y me tomo el subte que me lleva hasta el Obelisco. Misma escalera y mismo vagón. Bajo en Pellegrini y camino por la diagonal hasta Esmeralda, la cuadra de costumbre, agarro Mitre y llegué, antes de salir de casa me enchufo a unos auriculares y pongo la lista “Me pegó el viejazo” de Spotify, la cual voy cantando y bailando (si es que la cantidad de obreros en el subte me lo permite). Entre que me bajo del subte y llego a la oficina, 5 veces a la semana, aproximadamente 20 por mes  y 220 al año- dije aproximadamente- me cruzo siempre con (casi) las mismas personas, con las que intercambiamos miradas de esas que dicen “Buen día, a vos te veo pasar todos los días a esta misma hora”. Y eso me parece fascinante.

Cuando llego a la oficina saludo al guardia del edificio y también a la guardia de la oficina de la planta baja, me subo al ascensor, llego al piso 7, saludo con un beso a todos los que hayan llegado del piso, oficina por oficina, me preparo el mate y me siento a trabajar. A las 12.45 hs. cada día se escucha el primer “tengo haaaaambreeeee” la mayoría de las veces es mío y 15 minutos tiene la Negra para convencerme de ir al chino o a Milano, según si llueve y hace frío o no. Almorzamos y volvemos a nuestros puestos (a veces a trabajar, otras veces no puedo dar tantos detalles) a las 18.00 hs agarro las cosas y parto, saludo a los que quedaron y de ahí hago el camino inverso para volver al subte que me lleve a casa. Salvo los lunes que iba a teatro o los martes que voy a cerámica o los miércoles y viernes que voy a pilates.  Los Jueves son un tema aparte.

A veces paso a buscarlo a Nico (Cucu para los amigos), y volvemos caminando y otros días nos encontramos directamente en casa y llegamos y hacemos de las cosas que se hacen en la casa o a veces no hacemos nada, o vemos series, o vamos al super, a veces nos cocinamos rico y nos tomamos un vinito…que se yo.

Y después de describir lo que hago un día de mi rutinaria vida, sigo sin poder entender lo malo de la rutina, lo malo de despertarte y acostarte con alguien que elegís cada día, lo malo de trabajar con amigas, lo malo de hacer semana tras semana cosas que te apasionan con personas que se apasionan.
Es por eso que después de tanto tiempo pensándolo, decidí que la rutina es mi amiga y que nunca me va a comer porque la rutina se alimenta. Porque la diferencia está en armar la rutina de la vida con cosas que a uno le completan y le hacen feliz, no hay forma de que la rutina mate si mientras tanto la estás viviendo.


Los invito a que alimenten su rutina, si tengo suerte mañana vuelvo a la mía que, aunque no lo crean, la extraño un montón, animal de costumbre.

26 septiembre, 2016

Por si acaso se acaba el mundo.

Guardo una caja de curitas y una estaca para matar zombies o vampiros (lo que venga primero),tengo una bandita elástica y la rama de un árbol sin hojas. En el bolsillo una lapicera Bic azul y un papel sin renglones. Yerba CBC hierbas serranas y una bombilla tan chata que no pasa el agua (rever este punto). Tengo una melodía de un piano que una vez me tocaron y lluvia para ver caer. Unos chakras más arriba tengo calores en Pirámides y un poco al costado abrazos en bata que abrigan inviernos. Tengo personas agarradas las unas a las otras que acortan distancias, por las dudas se acabe todo y este lejos de mamá y papá. Dejo la cintura, los mambos y dejo los cigarrillos. La tierra proveerá.

14 junio, 2016

Mosquita muerta.

Tuve que matarte.
Tuve que matarte porque estabas ahí, molestando.
Y no es que no te viera así, indefensa volando. Te vi.
Te vi y tuve que matarte.
Ya no tengo nada que enterrar ni vos tenes más nada que volar.

Me elegiste… y te maté.

14 julio, 2015

De rivalidades banales.

A mi escuchar los Redondos me hace acordar a ella, a la pelea tácita más idiota y banal que pude haber vivido, que fue mi pie de guerra por mucho tiempo. Y a veces la leo, porque la extraño, porque fue mi rival más digno. Fue mirarme en un espejo que era otra, que deseaba y aborrecía. Que me hizo crecer y me hizo aprender más que, quizás, cualquier amiga. Hoy a la distancia, la admiro.
Que enferma la mente humana, que con el paso del tiempo, admira lo que alguna vez le partió.
Admiro lo que esa mujer generó en mi. Nunca vi unos ojos más profundos.

17 diciembre, 2014

La última.

Demasiadas historias sin contar. La hoja en blanco del que no se apura. La semisonrisa del que no sabe. El tobogán de fotos con todas las caras borradas. La arena cálida de la humedad de la sal. La ansiedad de terminar las etapas y con ellas todo lo que arrastra el tiempo. Lo que arrastra, lo que te arrastraste, lo que te arrastró. No puedo decir nada que me llene de orgullo, ni una sola letra, porque no quiero estar llena de orgullo. Voy a guardar el orgullo en otra bolsa para usarla cuando algún hijo llegue a la meta. Mientras tanto me lleno de coraje. Me lleno de una estampita de San Cupertino, en el que por cierto no creo. Me lleno de risas y me lleno de nervios, de Uvasal, para que la boca del estómago no se resienta. Y es que los litros de vino con el tiempo te duelen en las tripas, eso debiera ser psicológico. La materia que es energía, el todo que es materia, entonces todo que es energía. La materia...LA MATERIA. La última materia.

03 noviembre, 2014

...y viví.

A veces lo que cuesta es centrar, centrarse. Tener un norte y que se desvirtúe por no animarse.
A veces parece que es difícil, pero no. Lo bueno de los fantasmas es que son nuestros, todos nuestros y solo nosotros nos paramos en la puerta para que no se vayan. Tampoco digo que sea fácil, a decir verdad ¿qué es que sea fácil o que sea difícil para cada quién? No te juzgo, no me juzgues.
Te cuento el secreto que a mi más me funcionó:
PENSA COMO QUERES VIVIR... Y VIVÍ.

30 octubre, 2014

Desarraigo.

Desarraigo: Acción y efecto de desarraigar. Desarraigar: Separar a alguien del lugar o medio donde se ha criado, o cortar los vínculos afectivos que tiene con ellos.

Difícil: adj. Que no se logra, ejecuta o entiende sin mucho trabajo.

Necesario: adj. Que es menester indispensablemente, o hace falta para un fin.

Planeé irme de casa supongo (no me acuerdo con exactitud) a los 16 años. Planear irse de la casa a los 16 años fue un juego. Fue jugar a la casita. Agarré la computadora y decidí en hora y media, más o menos, que iba a estudiar Relaciones del Trabajo y que lo iba a hacer en Buenos Aires. Elección vacía de vocación, vacía de gusto, elección de lo que me imaginaba que iba a hacer a los 25 años, de lo que quería ser, de lo que a los 27 todavía no soy (y ojala nunca sea). Los primeros años transcurrieron sin mucho dramatismo. CBC, facultad, residencia, boliches, amigos, jodas, gente, boliches, joda, amigos, facultad, residencia ¡y que bien que pasaron!
En muchos momentos me paraba a pensar en lo afortunada que era. La oportunidad de estudiar, lejos de tu casa sin tener que trabajar era un lujo y yo lo sabía.
El quiebre emocional llegó y no fue oportuno. O si. Y me reventó la cabeza de maneras inexplicables. Entre desamores y amigos piloteas la situación y cuando pasa el quilombo y queda ese silencio (ese silencio que hace piiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii) pones la cabeza vacía de nuevo (vacía pero llena) y vas eligiendo entre lo que tenes, lo que queres tener, lo que fuiste, lo que sos, lo que queres ser y armas un popurrí que de golpe te queda perfecto. Y decidís, tomas las primeras decisiones reales. Y respiras. Y aún así después de tantos años extrañas las caminatas hacia ningún lado, el viento en contra cuando volves de la escuela al mediodía pateando alguna que otra piedra, mamá sacudiendo un mantel en el balcón de las mil viviendas, el olor a club, el olor al sol pegándote en la cara, los abrazos de papá, las peleas con tus hermanos, saludar a algún conocido en el supermercado, y que papá se haga el simpático con la cajera que nos toque ese día. Sentarte en tu casa, llena de tu familia a no hacer nada. A veces daría mucho porque mamá venga conmigo a no hacer nada.
El desarraigo nunca puede ser entero, nunca puede ser completo, porque para desarraigarse hay que olvidar y yo no puedo olvidar. Es necesario irse para saber si se quiere volver. Y es difícil, nadie dijo que era fácil, pero es una de las infalibles maneras de conocerse.
“Poder decir adiós es crecer”, es cierto, pero poder decir “hasta luego, chaucito” como decía la abuela Guga es gigante.


06 octubre, 2014

Subtextraño.

Tomo el subte. Ahora viajo en subte. Bajo. Escalera. Saldo negativo, siempre saldo negativo. Escalera mecánica. Entro a un extraño mundo de tufo. 8.50 a.m. Gente que no se lavó las lagañas. Anteojos que disimulan. Lo individual. La mente de seguro sigue dormida pero los ojos miran fijo al celular intentando no parpadear. Auriculares. Asco da ser tocado, ser empujado. Como si el contacto humano fuera enfermo, como si fuera enfermedad. Nos ponemos crema para no tocarnos, nos ponemos perfumes para no olernos, nos ponemos extraños, nos ponemos indignos del contacto.
Te acostumbras a ver caras tristes, caras serias y en el medio, cada tanto, dos que se miran y se encuentran, pero nadie alrededor ve. Burbujas. Y ahí, cuando el barandón se te hace carne, te toca bajarte. Y salís como gusano de manzana y respiras aire ¿puro?... y respiras Obelisco, respiras Capital Federal.

30 septiembre, 2014

Coincidamos.

Que bueno decidir, que bueno coincidir.
En un abrazo darse cuenta de lo que nada puede destruir, las ganas de seguir.
Voy a dejar de escribir palabras con ir.
Coincidamos en levantarnos y elegirnos, no para siempre, sino cada día, estoy cansada de los "para siempre". No existen "para siempre" que no se construyan a cada rato. Coincido en cagarte a besos y esperar que cada día de rutina se termine para el momento de, horizontales, se nos duerman los párpados. Cada "chau que tengas lindo día" en la esquina del rancho. Cada "Perón si, Perón no".
A cada rato, coincidamos.
Mi acción, dos. A partir de ahora y no para siempre,sino a cada rato.
Te oma, te moa, te mao, te oam, te amo.

10 septiembre, 2014

Melancolía.

Abrir la puerta, los pies fríos porque descalzos, cerrar. Acto seguido, sentarse, bajar la tapa si el que paso antes la dejo arriba, sentarse...esperar que el cuerpo deje de fluir y con la última gota, girar a la derecha para buscar el papel higiénico, encontrar solo pared. Alertarse, girar hacia la izquierda y seguir.
En la nueva casa, el papel está del otro lado. Barajar de nuevo, animal de costumbre.

28 agosto, 2014

Ojo por ojo, ojo².

Me dijo "digo que todo lo bueno trae algo malo, y eso es una constante, pues bien, quizá la constante de lo bueno sea justamente que nada puede ser constantemente bueno, lo cual lo hace la constante mala de lo bueno". Lo mire, me confundió, lo entendí, temblé y pensé, tranquila, que era algo bueno. Y me dejé ser.

Tomamos un tren no supimos nunca a dónde, nos bajamos un par de estaciones después y caminamos sin saber que nos estábamos dejando.

Nos soltamos las manos, dedo por dedo, un, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve, diez. Las manos libres hicieron confundir la libertad con estar solos y desesperamos. No queríamos, pero no nos quedó otra, y eso era una constante, pues bien, quizá la constante de lo que queríamos era justamente que no todo tenía que ser constantemente como queríamos.

Volé.

26 agosto, 2014

Meh.

"-La puta-No la otra".
Las ganas, no lo otro. Lo sucio, lo dejado, lo desesperado, lo que no puede ser impoluto ni aunque queramos.
El desgano, lo que un par de hombros no aguanta. La parca.
El silencio, testigo involuntario de miradas que dicen palabras, que vacías no dicen nada.
Miradas vacías de contenido, conteniendo odio que no se deja.
Odio que remite a odio que no se quiere.
Reposterías que no quieren ser decoradas. Un brazo, una pierna, otra vez alguna mirada.
Pintada de lila. Mal combinado.
Un conejo, una llama, una carcajada.
Sentirme, te siento, o ya no. Lo siento.

15 mayo, 2014

Puedo como puedo.

Me regalaron una caja, nunca supe que hacer con una caja. La imaginación me dijo que podía ser cualquier cosa y sin embargo yo sentía la -ninguna- necesidad de solo meterle algo, pero tampoco tenía nada que meterle. Entonces, en paralelo, yo abrí esa caja el día que le regaló la caja y empecé a meter mi ganas.
Mis ganas que entraban y sobraban, porque eran gigantes pero no eran tangibles, mis ganas eran aire, aire que cuando miraba me dejaba la caja vacía de nuevo. Entonces la empecé a cargar de cosas así, de cosas que fueran aire. A las ganas le sume dignidad (por eso estuvo tanto tiempo guardada), la cargué de risas, le cargué el último orgasmo, le metí la última vapuleada que le pegaste a mi destino.
Y estuvo cerrada hasta que decidí abrir para dejar ir y volver a llenar. Cada uno puede como puede y cuando se quiere no sabes como se puede. 
Entonces acabo de abrir para guardar otra primer mirada y en el fondo de la caja, que decidí volver a llenar, guardé esta foto: 

26 marzo, 2014

Eu, hola.

Erase una vez unos huevos que andaban sin hombre, un hombre que andaba sin huevos. Intentaba hacer no se qué, para nadie nunca supo qué. Hacía nada, le faltaban ganas, le faltaba una, le faltaba la otra, no tenía ninguna. Miro un día para atrás y no sabía siquiera el piso que habitaba. Se le reventaba la cabeza pensando qué era lo que había hecho hasta el día de la fecha. Veintiséis de Marzo del Dos Mil Catorce. La sangre le corría y no tenía a dónde hacerla llegar. No esperen tecnicismos. Necesitaba un abrazo, un abrazo que le haga olvidar y le arranque todas las dudas. En abrazos encontrar las respuestas suena cursi, más cursi es decir tanto te amo, te quiero, te aprieto, te necesito, si, ya, te necesito. Ahora no te vayas. Hacer necesitar y partir es más egoísta que agarrarse la galletita que más te gusta del paquete Variedades. Aunque no entendamos por qué, acá estamos, bienvenidos seamos. Eu, hola.

07 febrero, 2014

Cómo caminar bajo la lluvia sin paraguas.

El ruido que molesta la normal existencia, la irrupción de la tranquilidad o del normal desenvolvimiento de la madrugada.
El ruido -externo e interno- volcó esa noche la peor de mis noches. Me pare a mirar por la ventana, apenas pudiendo abrir los ojos. Se volvió de día la noche y de miedo corrí al baño, además me estaba meando. Dí unas cuatro o cinco vueltas en la cama, la sábana de flores negras se enredó entre mis piernas y las ganas me hicieron abrazar una de las tres almohadas para no sentirme tan sola. La abracé fuerte, me sentí una estúpida, pero una estúpida comprendida. La almohada estaba entendiendo que yo tenía miedo. Que idiota, una almohada no entiende nunca nada.
Sonó el despertador que esta vez no fue el del teléfono, fue un trueno tan fuerte que no me dejo volver a dormir. Me senté en el colchón del living, ya no duermo en la cama, las dos plazas me quedan grandes y cuando si, duermo en exactamente la misma esquina que antes, a la que vos nunca llegabas.
Esperé que se hiciera la hora para salir a la calle. Me cambié pensando qué remera me iba a poner y el calzado, estuve 20 minutos parada mirando mis 3 pares de zapatos, ninguno para la ocasión. Elegí cualquiera, ninguna servía realmente. No era relevante, cualquiera que agarrara llegaría a destino empapado.
Me subí al ascensor con la idea clara de que debería haberme quedado enredada en esas sábanas. Salí, no llovía, llegué a la esquina y me crucé con el vecino-oficinista-caño que venía de Bakery, me saludó, se largó a llover. Con el pañuelo de estrellas tapé la cartera y las tetas, me tapé las tetas, porque ciertamente si llegaran a mojarse, se notaría más que cualquier otra parte.
Caminé por Suipacha hasta Córdoba insistente el agua pero no tan mojada, crucé la bicisenda porque caminando por el medio de la calle te mojabas menos que por la vereda, misterios de microcentro.
Con el paso "simulando estar apurada" y escuchando bachata crucé Viamonte, frené en la librería porque la lluviecita se había vuelto unas gotas gigantes que de reventar en el piso te salpicaban desde abajo. Una señora muy mayor se acomodó al lado mío, nos miramos y sonreímos, aunque sea algunos minutos íbamos a ser compañeras de algo, íbamos a esperar juntas que la lluvia pasara, íbamos a esperar y a sonreírnos en un estúpido silencio, una estúpida vergüenza. "Que bueno que por lo menos usted tiene paraguas" le dije, y se hizo la boluda como quién sonríe cuando no entendió o no escuchó lo que le dijeron. "Es cierto" pensé, "es temprano para socializar". De golpe el agua se hacía increíblemente cortina, baldazos de escupidas que te rebotaban de todos lados. Jajajajaja, me empecé a reír y la señora se rió conmigo "¿Vamos?" me dijo. Y me invitó de su paraguas. Bendita mi suerte por esas 4 cuadras que me dejó ir con ella y maldita cuando me dijo "bueno yo doblo acá". 
"Concha" pensé, ahora me tenía que buscar un nuevo compañero de paraguas tan bien dispuesto como la señora. 
Paré en Corrientes, el semáforo estaba en verde, entonces me puse a mirar los perfumes, el Ralph está $740. Paró de llover y cuando iba por la mitad del paso a cebra empezó a diluviar con tantas ganas como las que tenía yo de putear. Pero estaba seca, el pañuelo y la señora habían contribuido a que eso sucediera. 
Pasé corriendo por los pasos de tango de "La Ideal", pero los hice, siempre que paso los hago, me hace sentir más boluda, me hace sentir un poco más yo. Llegué a la esquina y no podía ver nada más allá de los 5 metros. Entre al kiosko de Suipacha y Diagonal. Cuando vi que no iba a parar, pensé "meh, es agua" y empecé a correr como disfrutando y odiando. Y qué odio. Y qué disfrute. En media cuadra me mojé todo lo que no me había mojado las anteriores 8. "PUTA SUERTE" grité, pero sabía que no era suerte, era una decisión mal o bien tomada, todavía no lo sé.
Si esperaban un instructivo de cómo caminar bajo la lluvia sin paraguas, acá no era.

31 enero, 2014

Gran puta nada.

Me levanté en una cama que no era la mía, mire al lado y estaba con quién quería, aun sin que sea lo que elijo cada día. 
Estaba con alguien y estaba sola. Giré una, giré dos veces sobre mi eje, me enredé en una sábana más suave que bata de nube, lo cuál suena lógico e imposible. Volví a mirar y encontré lo que buscaba: absolutamente nada.
Feliz, me dispuse a disfrutar de todo eso que me estaba pasando que era nada, una nada naranja, una nada de sueño, todo nada, todo una gran puta nada. Y sonreí.
Me senté, esperé unos segundos, y me volví a acostar buscando la nada, la maravillosa nada de nuevo "buen día", le susurré, con aliento a dragón. Y nada me respondió porque nada había.
Nos volvemos a encontrar el 35 de enero a las 27 hs, en el mismo lugar de siempre, en la nada.
Tengo usted una maravillosa jornada.

28 noviembre, 2013

Egoísmo no, certeza.

Siempre creí que esto iba a ser muchísimo más fácil.
A veces me pregunto quién y cómo y hasta dónde te acompaña y siempre pienso que nadie lo va a hacer como yo.
¿Egoísmo? pensaran y no, es certeza.



-Ayer pensé en decirte adiós y me faltó el valor
es que había en tus ojos tanto amor.
que fácil es decir adiós, que fácil olvidar
que difícil sera para los dos.

quien te cantará con esa guitarra
quien la hará sonar cuando no esté yo
quien dará a tu casa color y a tu lecho calor
quien te hará el amor.


Quien tachará mi dirección de tu libreta azul
archivando mi historia en un cajón.
y tu que harás, a donde iras, tal vez me olvidarás,
y pondrás mi guitarra en un rincón.

quien te cantará con esa guitarra
quien la hará sonar cuando no esté yo
quien dará a tu casa color y a tu lecho calor
quien te hará el amor-

10 noviembre, 2013

No llegaste, estuviste siempre.


Estuviste en cada uno de nosotros, la familia que te esperaba. Tenías tu lugar guardado, eras la personita mas ansiada de cada abuela, de cada tío y de cada primo.
Me acuerdo como si fuera ayer el día que me llamaron para contarme que te habías prendido a la vida, que empezabas la carrera para caer en los brazos de tu mamá y de tu papá. Llovía, como olvidar ese fantástico día.
Llovía y era feliz, la abuela Guga siempre decía que la lluvia era buen augurio y esa vez no solo fue bueno, fue el mejor. Llovía y yo pare en la calle a hablar por teléfono con tu mamá. Y lloraba, y entre las gotas de lluvia se me notaban las lágrimas de felicidad. Saltaba, en Córdoba y Callao, la gente miraba raro, la gente no podía entender mi felicidad, la inexplicable sensación de amor que yo tenía en el pecho. 
Tu mamá y tu papá me enseñaron lo más lindo que unos tíos le pueden explicar a una sobrina que es que con amor se puede lograr cualquier cosa si es verdadero, que las familias se desean y se juntan y se pueden. 
Imposible explicar la emoción de saber que estás acá, en este mundo que es un hermoso caos, en esta familia llena de brazos que quieren abrazarte. No puedo esperar a tenerte a upa y contarte lo feliz que me haces y todo lo que ya te amo. 

Porque los primos son los mejores amigos que te da la vida, son amigos que nunca van a faltar, que nunca te dejan y que te cuidan como hermanos. 

Cada viaje y cada camino recorrido valió la pena de saberte hoy entre nosotros. 

Bienvenida princesa, bienvenida a este caos.

30 octubre, 2013

Perdí la mitad de mi alma.

Hoy te intento contar que todo va bien aunque no te lo creas, aunque a estas alturas un último esfuerzo no valga la pena. 
Hoy los buenos recuerdos se caen por las escaleras y tras varios tequilas las nubes se van pero el sol no regresa.                                                


17 octubre, 2013

Si, fumo.

Claro que fumo. Fumo quizás más de lo que quisiera.
Fumo caras y fumo actitudes. Fumo estigmas de lo que hubiera querido que sea y no fue. Fumo restos de vidas que se fueron antes de tiempo, me fumo explicaciones que no me van a servir para nada porque ya paso.
Fumo distancias y fumo música. Fumo reproches y también me fumo las alegrías. Fumo a escondidas, nunca antes del mediodía.
Fumo silencios y fumo carcajadas. A veces también fumo un porro y se me pasa. Me fumo el tiempo que se escapa, esa convención tan incierta, esa necesidad de organización, de estructura un tanto macabra que busca quién sabe qué.
Fumo instantes que después ya no entiendo. Fumo con caramelos de fruta. Fumo arranques, principios, nudos y finales.
Cada tanto también me prendo un pucho y me fumo soledades.

16 septiembre, 2013

Ojos.

Iba rebotando en soledades y me encontré con la tuya.
Me cerraste los bronquios, me costó respirar.
Me enamoré un minuto y me dejé a tu suerte, porque cada vez que me enamoro me dejo y soy de alguien más.
Pensarás "entregada", yo no conozco otra forma de amar.
Pensarás "pelotuda", quizás nunca estés tan en lo cierto.
Ser consecuente intento, no siempre me sale.
A veces blablear es más fácil que bajarlo a la realidad y hacer de tus palabras tu vida.
No hablo de dobles discursos, odio los dobles discursos.
Eso es claramente otra cosa.
Necesitaba alguien que me entienda en ese fácil y tácito momento. Necesitaba creerme algo que estaba llevando como bandera y no me salió.
Ahora la bandera lleva tus ojos, pero fue todo tan fugaz que no llegue ni siquiera a extrañarte.
Somos los más endebles de todos.
Nos volvimos recuerdo en lo que tardé en activar el inhalador.
Sos los ojos más hermosos que estos ojos se acordarán jamás.

26 agosto, 2013

Ojalá.

Se me ocurrió pensar en extrañar. En que ojalá extrañar no sea acordarte de memoria su lunar del ojo izquierdo. 
"No se qué pasa afuera, y tampoco me interesa".

15 agosto, 2013

A veces no se necesita nada más.

Un día llegué nerviosa, me temblaba el estómago, la agarré de las manos, la miré fijo, no dije ni una palabra.
Sabía lo que quería decirle y me miro como si se le partiera un poco el corazón. Aguantando un poco las lágrimas, se tomó el mate y me dijo "te entiendo, te acompaño".

11 julio, 2013

Sensaciones.

Cayó la noche y ya me había reventado medio fernet con coca, había fumado 17 cigarrillos. Las colillas se escapaban del cenicero como si se pudieran ir a algún lugar más. Estaba ahí, sentada, reventándome las ganas, sintiéndome sola aunque estaba espléndidamente acompañada. Miraba y podía escuchar lo que me decía, pero estaba pensando en algo más. Pensé en viajes, en abandonos, en enamorarse. Pensaba en qué decir, en qué querría él escuchar.
Pensé en las largas noches de soledad abrazada a alguien más  y sentí caer los párpados y una lágrima del ojo izquierdo, que siempre invento que llora porque bostezo, aunque sepa que cada lágrima está inconscientemente dedicada. Me dolieron las dudas, me dolieron los miedos a enfrentarme. Me atacó mi inconsciente, que se sentó adelante de mi verdad y de la realidad y se volvieron tridente asesino de (des)ilusiones. Me defendí con unas risas falsas que no se de dónde saqué. En la emoción de la exageración me escupí la pera. 
Pensaba de nuevo en enamorarse, viajar y abandonarse, dejarse uno un poco en cada lugar, dejarse uno un poco en cada persona, aunque nunca más nos volvamos a cruzar.
Dejarse, dejarse y seguir.
Puerto Pirámides-Diciembre 2012-

06 junio, 2013

Debilidades.

Hay días en los que el cigarrillo se consume lento, que justo haya sido hoy fue, quizás, una casualidad.

28 mayo, 2013

27 mayo, 2013

Al frente y adelante.

Le pasa ahora, que se había acostumbrado a que le roces con tus palabras y a sentirte entre sonrisas, a que hablen por teléfono hasta llegar a creer que te tenía al lado, que la decepción se vuelve carne, que las lágrimas ya se vuelven absurdas, que la estigmatiza lo que prometiste.
Mentir es tan fácil que a prueba estamos todos; a veces mentir no duele si se miente en el momento indicado con los detalles indicados. Hay otras que la mentira puede desmantelar mundo, el mundo que el que miente le enseña al que cree.
Te diría que no esperes nunca nada de nadie, pero sería triste que eso pase, por el contrario te aconsejo que esperes, que todo el tiempo esperes y que des, que nunca dejes de dar, porque un día te vas a cruzar con alguien que merezca todo eso que tenes para darle y de golpe van a crear el mundo justo para entrar juntos hasta que pase la vida y el tiempo de golpe haga el último tic, o el último tac.
Sonreí, hay mucha gente que es feliz porque vos sos feliz. Y no te bajes del mundo, no me hagas bajar a buscarte.

21 mayo, 2013

14 mayo, 2013

Intenta hacerme fracasar.Fracasaste,fracasado.

Fracaso del verbo fracasar. 
"Fracasado" fue la palabra que más te escuché repetir en la última charla que nos "unió". Y a pesar de no haberlo sentido así en ese momento, hoy suspiro, miro arriba y pienso "que placer que fue la última".
Fracaso es un malogro, un resultado adverso, un suceso lastimoso, inopinado y funesto, es la caída de algo con estrépito y rompimiento.
Fracaso es sentir que no salió, que duela que no salió, aprender de lo que no salió, mirar para atrás y decir "de todas formas de algo sirvió".
El fracaso deja de ser fracaso si se puede sacar algo en limpio que nos haga seguir adelante.
Seguir adelante deja de ser una opción para volverse camino, el único e indiscutido camino. Siempre ir para adelante porque el tiempo atrás no vuelve, aunque vuelvan las mismas acciones, nunca sos el mismo, ya no soy la misma que empezó a escribir esta nota, y se nota.
Brindo por esta sucesión fantástica de fracasos que es la vida, brindo porque si, porque soy una fracasada, una FRACASADA con todas las letras y en mayúscula. Y porque puedo seguir a pesar de mis fracasos y porque puedo disfrutarlos a pesar de los malos momentos.
Intentando hacerme fracasar,fracasaste, fracasado.

05 abril, 2013

Hablemos de depilación.

Aunque cueste creerlo, es un tema muy recurrente y me imagino que será por la dificultad de entender la lógica de por qué ¿por qué?¿POR QUÉ?¿por qué tenemos que pasar por ese flagelo que es la depilación?
El cuerpo está invadido por pelos estimo que en un 98% de su totalidad y por más que pienso y re pienso no se me ocurre-ni se me ocurrirá nunca-cómo fue que un día alguien decidió que no teníamos que tenerlos para quedar bonitas, o bonitos, no hagamos de la depilación algo sexista.
El fin último es entender por el dolor que se pasa en ese trayecto que nos lleva a la belleza estereotipada.
El bozo es un lugar, un mágico lugar que se creo para recibir besos, más peludos algunos, más rubios otros, en fin, para recibir besos, no para ser atacado por una cinta de cera caliente que te arranque violentamente lo que naturalmente está para ser besado. 
Un poco más abajo encontramos las axilas, espacio glandular por excelencia, porque claro, nunca van a ser los pedazos de cuero de nuestros cuerpos lo que tengan que ser depilados, no, bajo ninguna circunstancia, serán los infinitamente más sensibles que se pueda, porque la naturaleza es hija de puta y nos puso pelos justo ahí, que ahora de onda a la cultura le pinta que no. Es raro, pero bueno.
El eje central en todo esto es el cavado sin mayores vueltas. El cavado puede ser resuelto de infinitas formas posibles. Hay quienes se depilan apenas, después están las que se depilan profundo -onda Hitler- y por último las fanáticas de la pocha pelada. Descartando sus formas, entiendo que de cualquier forma duele, lo que más duele es gastar $80 pesos cada vez que una va a la peluquería, por eso algunas prefieren aguantar el dolor físico superponiéndolo al dolor económico y sacar la mayor ventaja posible de la situación.
La tira de cola es ese lugar increíble en dónde más se disfruta la depilación. Frases cómo "boca abajo mami", "date vuelta y abrí bien ahí,eeessssoo reina" suelen ser el inicio a un viaje que será de ida. La cera caliente es amiga del ano, sin lugar a dudas.
A continuación una imagen viva que retrata el doloroso momento vivido por una anónima:

Y las piernas, las piernas chicas...mi abuela me enseñó que siempre hay que tenerlas depiladas porque "mira si te pasa algo en la calle".
La depilación es el opio de las mujeres y recuerden que el bozo, nació para ser besado.

02 abril, 2013

Ser o no azar.

Ponerse de acuerdo es a veces un tanto difícil. El tira y afloje de las circunstancias y de lo que quiero que sea aunque el otro no quiera e intentar convencerlo de que "no sabes que tan en lo cierto estoy" nos hace a veces un poco insoportables. Aprender a vivir con eso, el aceptarlo o no, nos define completamente.
No estoy segura de haber completado el círculo de la sabiduría, muchas veces insisto en hacerte ver que tan buena está mi idea aunque me esté hundiendo en un pozo lleno de mierda sin siquiera darme cuenta. 
Soy fantástica, a veces demasiado auténtica, pero recién estoy aprendiendo. Quizás estoy tan feliz con lo poco que me toca que me encantaría poder llevarte por ahí para que veas qué tan bonito es conmigo. 
Coincidir es también bastante complicado,el azar es mucho más complicado de lo que parece.
El azar se vuelve un poco menos azar cuando las ganas son tantas.
Pero si nos ponemos de acuerdo podemos-estoy segura-coincidir en un beso.

31 marzo, 2013

Nada como ir juntos a la par.

Playa Unión.Marzo 2013.
Lejos de la gran ciudad, ellos son mi felicidad
Nada como ir juntos a la par.

13 marzo, 2013

Un día le voy a contar a mis nietos...

Era 9 de Marzo de 2013 y emprendimos un viaje buscando nuevas aventuras. 
Corrían las 16 horas,un calor agobiante que apenas nos dejaba transpirar cuando fuimos en busca de la nave que nos llevaría hasta el fin de la aventura, todo empezaba.
Manejamos por horas hacia lugares inciertos porque no teníamos mapas ni indicaciones. Nos perdimos,preguntamos,nos encontramos y nos volvimos a perder. Una llamada telefónica fue la clave para que nos rescataran del medio de la tormenta que acechaba. Cuando nos pasaron a buscar ya llovía como en el diluvio universal y ahí la peor frase: "tenemos que cruzar el río".
Me mojé de miedo y por la lluvia, estacionamos la nave junto al río y un bote motorizado manejado por un ser extremadamente hermoso nos arrancó de la orilla entre las violentas olas. Nos sacudíamos violento, el bote giro dos veces, coleamos, subíamos, bajábamos, nos mareábamos. Llegamos, atravesando un largo campo de fútbol con vientos huracanados al lugar dónde teníamos que clavar las carpas.
El lugar estaba lleno de gente fantástica, había muchos nenes contentos y estaba Coco, un tigre de bengala que quería comer los restos de nuestros asados. Con la carpa armada y un fernet en la mano nos dispusimos a conocer gente. Entre blableríos y esos habanos que te hacen dar risa, empezamos a percibir la batalla de los cuerpos. Se armaron y salieron al campo a defender los colores. De golpe nos vimos envueltas en una guerra campal, cuerpo a tierra-pero fernet en la mano-al cabo de unos minutos todo había terminado. Salimos a buscar las balas perdidas y volvíamos con mucho color en la mano. 
Después ya no me acuerdo mucho, la tía Vero te cuenta el resto.
La única certeza es que encontré el más bello paisaje: 

Tigre.Marzo 2013

09 marzo, 2013

Es que a veces nos fue tan bien y otras tantas nos fue tan mal.

Colonia,Uruguay.Noviembre 2012
                                  
  Calle abajo rodando voy
buscando un trago que calme el dolor
es que a veces estoy tan bien y otras tantas estoy tan mal
que me cuesta hasta respirar
y a decir verdad

Es que en la noche todo es peor
hay mil vagando en la calle igual que yo
es que a veces nos sale bien y otras tantas nos sale mal
que no importa lo que pasará
esta noche no

YA NO ME PREGUNTES POR QUÉ
TOMANDO HASTA EL AMANECER
TODO TUVO QUE SER ASÍ
NO PUEDO VOLVERME ATRÁS YA NO

Alguien me habla en muy baja voz,
Con mis amigos me siento mucho mejor,
es que a veces nos fue tan bien y otras tantas nos fue tan mal
y hoy no importa lo que pasará, esta noche no

YA NO ME PREGUNTES POR QUÉ
TOMANDO HASTA EL AMANECER
TODO TUVO QUE SER ASÍ
NO PUEDO VOLVER ATRÁS YA NO
(por más que quiera)

Es que a veces nos saldrá bien y otras tantas nos saldrá mal
que no importa lo que nos pueda pasar
ASÍ QUE NO
♪♫♪♫♪♫♪

05 marzo, 2013

Habitar(se).


Se pasa el tiempo y siento que ser y pertenecer es un poco más lo mismo. 
Que por acá la infancia, que por acá aprendiendo a ser yo. Tengo la indecisa sensación de ser de muchos lugares en el mundo, de querer estar en muchos más. La plácida sensación de sentirme cómoda en tantos lugares, hasta a veces en la calle, mirando un árbol.
Me ayuda a no desesperar intentando saber qué quiero, porque lo que quiero lo tengo. No importa que tan lejos me lleve, vamos a ir hasta dónde nos den las pelotas. 
No quiero decidirme porque no TENGO que decidirme, mientras eso no me afecte la micro-estructura de hojas de calcar. 
Tengo la horrible-y sensata-sensación de ser de muchos lugares en el mundo. 
Empiezo a creer que aprendí a habitarme.

Puerto Pirámides-Chubut. Diciembre 2012

28 febrero, 2013

Todas las cosas que ella dijo...

Mi abuela Guga me enseñó lo básico de la vida, una copa de vino por día y que nunca, pero nunca falta un churrasquito en el frezzer. La extraño tanto.

25 enero, 2013

Con el amor no alcanza.

Aprendí de alguien que amo que con el amor no alcanza.
Después de suplir pensamientos por letras, recibí una de esas patadas en la nuca que te retumban sin doler.
"Alcanza, lo que sucedió seguro es que no tenía cambio".
¿Cuál será la unidad de medida con la que se devuelve el amor? Más amor, dirán algunos.
Amor por amor, amor al cuadrado, y todavía así no nos alcanzó.
Pagar con amor y que no puedan devolverlo, por falta de monedas, o por falta de valor, o por falta de interés.
Y vos ¿qué estás dispuesto a dar de cambio para que te alcance?

21 enero, 2013

Almuerzo-17/01/13

Saber es poder, pero el ignorante no se entera.
La felicidad del ignorante el poderoso la desea.


16 enero, 2013

No voy a llorar y decir que no merezco esto porque es probable que lo merezca pero no lo quiero.


Porque no supiste entender a mi corazón lo que había en él, porque no tuviste el valor de ver quien soy, porque no escuchas lo que está tan cerca de ti, solo el ruido de afuera y yo que estoy a un lado desaparezco para ti, no voy a llorar y decir que no merezco esto porque es probable que lo merezco pero no lo quiero por eso me voy,que lastima pero adiós me despido de ti y me voy, que lastima pero adiós me despido de ti, porque se que me espera algo mejor alguien que sepa darme amor de ese que endulza la sal y hace que salga el sol, yo que pensé nunca me iría de ti que es amor del bueno de toda la vida pero hoy entendí que no es suficiente para los dos. 

07 enero, 2013

Prisión rota.

Que la felicidad se expanda a todos tus vértices con el rocanrol que llevas adentro tuyo.
Que nunca se termine tu hermosa carcajada, nos llenas de alegría.
Felicidades infinitas.

25 diciembre, 2012

Y pensar que fue una tortícolis...

A mi me llenas el alma más que cualquier sanguche de jamón crudo y te deseo la felicidad infinita porque no te mereces nada más-o todo más-.
Porque con palabras y canciones nos aprendimos casi de memoria, tanto que los meses de distancia no nos quitaron nada de lo que fuimos, ni de lo que somos.
Te veo, y sin tener nada que ver en el asunto, siento un orgullo de todo lo que lograste, después de algunas caídas que parecían no tener fin.
Sos uno de mis mejores ejemplos, una hermana de la vida, una elegida sin darle lugar a las dudas, porque las dudas ocupan mucho lugar cuando tenemos tantas certezas.
A mi me gustas porque sos más pura que el agua y porque sos más transparente que los silencios cómodos.
Porque después de tantos silencios...nos seguimos eligiendo.
Te quiero inexplicablemente culo quieto, inexplicablemente te quiero para siempre conmigo.

05 diciembre, 2012

Balances.


  • Entendí que somos seres de la falta, siempre incompletos aunque seamos un entero, desde que nacemos y llenamos algo que no estaba hasta que nos vamos y dejamos el vacío del principio, casi como si no hubiéramos ni existido. Seres de la falta, en seres del asfalto. De contexto CABA.
  • Concluí en que somos hijos de la tierra, no pertenecemos a nadie, pertenecemos al mundo. Nuestras venas están estacadas a los caudales naturales. No hay rumbo aparente.
  •  También somos culpógenos. Sin culpa no hay deseo, porque solo se siente culpable quién traiciona su deseo. También hay gente con deseos por demás y que hay gente con deseos por demás libidinosos, gente que está caliente. Son los menos, son los pasionales. A ellos hay que creerles todo.
  • Los niños, los borrachos y los calientes siempre dicen la verdad. SIEMPRE.
  • Hay personas que tienen la capacidad de obnubilarte, que te dejan boquiabierta, gente que se la juega y gente que no.
  • Algo me enferma más en este mundo que todo a lo que soy alérgica y es que hay más títulos universitarios en esta tierra que buenas personas.
  • La soledad es una elección y la soledad sin melancolía no existe.
  • Desmitifiqué a las personas de mierda y me crucé con que si existen, pero no pueden hacerte nada que no estés dispuesto a que te hagan.
  • Protocolo: los cubiertos de afuera para adentro y no se usa rojo en los casamientos.
  • "Amar es dar lo que no se tiene a alguien que no es" esto es más simple de lo que Lacan cree, pero cada uno con su criterio. Yo te voy a dar lo que no tuve ni tengo, reinvento lo que te doy cada segundo del presente y se lo doy a alguien que no es porque cada segundo que pasa cambia y deja de ser. Lógica.
  • El corazón no tiene razones que la razón no entiende, simplemente tiene ventrículos y aurículas que bombean sangre.
  • No me molestan las personas políticamente incorrectas ni las políticamente correctas,me molestan las personas POLÍTICAMENTE.
  • Nada te hace adelgazar más rápido que una infección urinaria violenta y dejar de estar al lado de la persona que amas, ni que pagues $2.700.
  • El teatro es una droga para el alma, el mundo debería ser movido por el teatro. La adrenalina del escenario es la sensación más parecida a coger, me lo enseñó un compañero el día que debuté en La Clac. Y tiene razón.
  • Bailar y cantar en la ducha es la mejor terapia pero también la más oculta.
  • No importa a que altura de tu vida empieces terapia, siempre te va a parecer que fue tarde.
  • No hay refugio cómo la familia, por eso nos da tanto miedo formar la nuestra.
  • Este mundo de individualismo suscita que no frenemos a mirar lo que pasa o siente nuestro alrededor, que nos pongamos crema, para no tocarnos. Omitimos buenos días. Hay que regalar más sonrisas.
Los años no son ni buenos ni malos, porque no existen en realidad, porque el tiempo en una invención del hombre.

En mi mundo nuestro tiempo no pasa. se quedó ahí.

02 diciembre, 2012

Soy esclava.

Extrañar repugna, impugnar(se) cuando va pasando el tiempo es antinatura, como volar en avión, si nos hubiesen diseñado para volar, no sentiríamos la adrenalina.
Y sin embargo acá me ves, arrepintiéndome de a ratos, arremetiéndome de a otros contra todo lo que pienso y (des)pienso, armo y desarmo.
Contra lo que amo y amo.

20 noviembre, 2012

Suspiro cuando me olvido de cómo respirar.


La vida es demasiado bonita.

Ayer caminando por Av. Santa Fe me choqué con una señora que estaba sentada en el piso, llorando e intentando tomar agua. Frené para ver si necesitaba algo, yo tenía caramelos si le había bajado la presión quizás hubiera servido de algo.
Lloraba con tanta congoja que dolía.
Me senté con ella para ver qué era lo que le pasaba y me miro triste y me dijo "problemas personales, familiares...vos sos muy joven". Siguió llorando. Y me quedé ahí, un rato. Acompañándola. Esperando que se le pase. No sabía si iba a servir de algo, pero podría haber sido una abuela mía, y si le hubiera pasado a mi abuela me hubiera gustado que alguien le haga el aguante.
"Quizás yo sea joven" le dije, "pero puedo decirle algo, la vida es demasiado bonita para estar sentada llorando ¿no le parece?". me miro y asintió con una sonrisa. "Puede intentar llorar caminando, es mejor porque con agua en los ojos se ve todo distinto, pero sentada pasa siempre lo mismo o no?¿ya no está aburrida Señora?".
Me pidió que la ayude a levantarse y caminamos hasta la esquina del brazo.
"Tu abuela debe estar orgullosa" me dijo.
Yo solo espero que sí.